Demanda de Mercado: Que es, tipos, ejemplos y mas

La demanda de mercado es un aspecto importante que debe ser considerado por todas aquellas empresas que busquen darse a conocer entre los consumidores. Siendo su papel una de las principales incógnitas para muchos de estos nuevos comerciantes; si eres uno de los tantos, que desconocen su propósito e influencia; entonces te recomiendo leer el siguiente artículo, como fuente de información que promete aclarar todas tus dudas.

Demanda-de-Mercado

¿Qué es?

El mercado siempre ha supuesto un reto para las empresas que desean incursionar en él; al requerir el empleo de técnicas y estrategias, con el único propósito de obtener resultados favorables que les permita a las compañías expandirse a futuro. En este se evalúan distintos aspectos que de una u otra forma influyen en su buen funcionamiento; al guardar relación directa con los diversos mecanismos asociados a la venta de un producto.

Uno de estos aspectos tan importantes, es la muy conocida demanda de mercado, la cual se define como la cantidad total de productos o servicios, requeridos por un selecto grupo de individuos; cumpliendo ciertas especificaciones, de acuerdo a su ubicación geográfica.

Pues debemos recordar que no todos los países cumplen con las mismas normas; así como tampoco tienen los mismos intereses; por lo que es natural que en cada uno de estos, se presenten situaciones completamente distantes, en cuanto al producto demandado por la sociedad.

Vale la pena señalar que la demanda cumple un rol destacable en la comercialización de bienes y servicios; ya que junto con la oferta, muestra ambas caras del mercado; permitiéndole a los expertos evaluar todos esos factores que influyen en el éxito de un nuevo producto; pues de nada sirve diseñar alguno; si antes no se sabe lo que demanda el público.

Cabe destacar que los intereses de todos estos individuos que conforman la sociedad demandante varían; es decir, que los artículos que son requeridos en invierno, no serán los mismos que en verano o cualquier otra época del año; ya que en ambos casos se buscan suplir necesidades completamente diferentes.

Lo mismo ocurre con muchos de los alimentos distribuidos con fines comerciales; siendo algunos más indispensables que otros para los consumidores; lo que hace de ellos productos sin sustitutos; pues no se puede prescindir tan fácilmente de su compra; por lo que es primordial su adquisición.

La demanda de mercado cobra mayor relevancia para todas aquellas empresas enfocadas en los intereses del público, como requerimiento para desarrollar nuevas estrategias de mercadeo; lo que termina siendo una prioridad para muchas de estas; y más si apenas se está incursionando en el mercado.

Ya que el estudio de todos esos factores es esencial para conocer al público que se quiere llegar; desde conocimientos básicos relacionados a sus gustos, necesidades y prioridades; como de algunos más complejos relacionados a las normativas regionales que de alguna forma influyen en los interés de muchos de estos.

Lo que lleva a diferentes conclusiones en cuanto al producto demandado; pues sin importar los intereses personales que puedan tener como individuos; las medidas establecidas por el estado siempre influirán en sus decisiones; ya que a pesar de que un producto parezca ser de mayor necesidad para estos; no significara precisamente que será el más demandado; y no porque las personas dejen de necesitarlos; sino porque las condiciones no estarán dadas.

En general la demanda de mercado es un tema bastante complejo; en donde los consumidores son el principal objetivo; ya que sin estos no habría demanda alguna que hiciera del comercio de bienes y servicios un negocio rentable; pues mientras haya personas con necesidades; habrá demanda y oferta de mercado; lo que es una de las bases en la economía no solo de las naciones; sino también de empresas con intereses y objetivos individuales.

Tipos

La evaluación y conocimiento de lo que conlleva la demanda, es un requisito que no puede ni debe pasarse por alto; ya que esta es la principal protagonista, que definirá el camino al éxito, para cualquier empresa que desee distribuir sus productos en el mercado. Esta tiene mayor influencia en unas áreas más que en otras; siendo una de estas la mercadotecnia; a la cual está asociada de forma permanente; definiéndose esta de la siguiente forma:

En mercadotecnia

Como ya muchos saben la mercadotecnia es aquella que hace uso de técnicas y estrategias publicitarias, con el propósito de atraer nuevos clientes; tomando en cuenta sus intereses y necesidades.

Pero ¿cómo se relaciona con la demanda? ¿Porque es tan importante esta en marketing? ¿Que hace de ella un requisito indispensable? Las respuestas a estas preguntas son sencillas; pues sin demanda, no hay mercadotecnia efectiva; en otras palabras podríamos decir que no importa cuánto se invierta en una campaña promocional; si antes no se conoce lo que el público demanda, lo más seguro es que se obtengan resultados poco satisfactorios.

Por esta razón es que muchos expertos en el área de la mercadotecnia dedican bastante tiempo al estudio de este factor; debido principalmente a su influencia en las distintas estrategias empleadas en la publicidad de un producto.

Pues el simple hecho de hacer una evaluación errada acerca de lo que demandan los consumidores, podría causar pérdidas de capital irremplazables; que a la larga perjudicarían a la compañía encargada de distribuirlos al público; ya que se cometería el gran error de producir una cantidad importante de estos artículos, que no tendrían tanta demanda entre las personas como se tenía previsto; obteniendo perdidas más que ganancias, puesto que estas no bastarían para restituir todo el dinero invertido en la producción de estos.

De ahí que se le de tanta importancia en marketing; pues ninguna empresa quiere disponer de su capital para producir productos u ofrecer servicios que no sean demandados por la sociedad; por ello es vital contar con todas las herramientas que permitan acceder a esta información tan relevante; que solo puede conseguirse con la puesta en marcha de un plan de marketing bien elaborado.

En pocas palabras la mercadotecnia guarda una relación muy estrecha con la demanda de un producto; pues todo su diseño y desarrollo gira entorno a este aspecto; siendo este el determinante de muchas de las decisiones que deben tomarse para la producción y venta de la mayor parte de estos; lo que no es tarea fácil; por esta razón se le debe prestar mayor atención a todos esos determinantes, que hacen de este un factor indispensable. (Ver artículo: Que es Marketing)

Oferta y Demanda de Mercado

Es difícil hablar del mercado y no exponer lo que es la oferta y la demanda; y más al reconocer que estas representan ambas caras de la moneda; teniendo cada una un enfoque diferente con respecto a la otra.

Ya que mientras la demanda define el número de consumidores dispuestos a pagar por la adquisición de un producto; la oferta refleja la cantidad de bienes o servicios que las compañías están dispuestas a vender al público; dándole mayor prioridad al precio monetario con el que será ofertado; buscando satisfacer los intereses de los clientes, al igual que sus necesidades personales.

En la oferta de un producto se cumplen ciertos criterios asociados a su valor en el mercado; pues mientras más suba el precio de ese artículo; mayor será el número de empresas y comerciantes que querrán ofertarlo; debido a que su único propósito será adquirir ganancias más lucrativas, que les permitan imponerse al resto de la competencia, ante toda la actividad comercial que este producto habrá generado.

Lo que no ocurre con la demanda; ya que en esta, la subida de los precios, trae consigo un declive significativo, en el que las personas estarán poco dispuestas a comprar alguno de estos artículo; siendo esto el resultado de los altos costos alcanzados para la venta de muchos de ellos.

En este sentido la oferta y la demanda; son las principales herramientas que hacen del comercio un medio eficiente, por el que todas las regiones podrán fortalecer relaciones; que beneficiaran no solo su economía a nivel nacional, sino que también a nivel internacional.

Estas además facilitan información complementaria que ayuda a los distintos encargados de las compañías a tomar decisiones, que engloben tanto el diseño, como el desarrollo de todas las actividades responsables de la distribución de un producto en el mercado.

Con cada uno de estos aspectos ya expuestos, llegamos a la conclusión de que tanto la oferta, como la demanda, son los pilares que sustentan la comercialización global; al estar vinculadas de forma permanente; pues no se tendría un buen manejo del mercado, si no se contara con las distintas ofertas que respaldan la demanda de un producto.

Ejemplos

Existen una variedad de ejemplos en cuanto a la demanda de un producto o servicio en el mercado; en los que influyen diferentes factores que harán de estos un requerimiento indispensable para la sociedad; entre los más resaltantes tenemos el gas; el cual es uno de los más demandados por la mayor parte de la población; debido a todas las funciones que como producto cumple; siendo algunas de estas más importantes que otras; de acuerdo a las circunstancias que se presenten.

Este se caracteriza por ser empleado en el ámbito alimenticio; donde su uso pasa a ser una prioridad; pues aunque existen distintos mecanismos que podrían sustituir su función en esta área; aún siguen siendo muy pocos los que ofrecen los mismos resultados satisfactorios.

Otro de los productos que debe tomarse en consideración es la gasolina; pues aunque muchos pretendan prescindir de su compra, no pueden hacerlo; debido a que esta se clasifica como uno de esos productos sin sustitutos; pues cumple una función destacable en la cotidianidad de los consumidores; ocupando un puesto del que difícilmente podrá ser desplazado. Con esta no se cumple la norma de la demanda, en la que se establece que a mayor precio, menor número de personas que lo requieran; lo que hace de este mercado, uno bastante rentable.

De igual forma están los medicamentos; pues siempre habrá personas que requieran de su adquisición, para dar solución a todos esos problemas que los aquejan. Por otra parte debemos señalar que estos productos tienen mayor demanda en épocas de crisis económicas, donde su comercialización es bastante deficiente, en comparación con la obtenida en periodos de crecimiento.

Lo mismo ocurre en situaciones de epidemias; en la que su compra supone un alivio para todo aquel que dependa de ellas; siendo su precio un obstáculo que con el tiempo va perdiendo importancia; no porque sea barato; sino porque es necesario.

Por ultimo tenemos el servicio eléctrico que prestan muchas de las empresas públicas y privadas a los consumidores; cobrando tarifas que dependen del país en el que se encuentren; llegando en algunos casos a alcanzar precios bastante elevados; que suponen un gasto representativo para las personas que pagan por dichos servicios.

La demanda de mercado depende de la época del año en que se encuentre; ya que nadie ve luces de navidad en junio; lo que nos lleva a resaltar su importancia en este, sobre todo al momento de planificar una estrategia que involucre la promoción de un nuevo producto; así mismo influirán las tendencias del momento, en las que se involucren los intereses de la sociedad; en fin, son muchos los determinantes que podrían propiciar la demanda de un producto o servicio entre los individuos que conforman la sociedad.

Equilibrio y Demanda de Mercado

Cuando hablamos de equilibrio y demanda de mercado; nos referimos a esas situaciones en donde la cantidad demandada de un producto, es la misma que la ofertada; es decir, que no se vende ni más ni menos de lo que se produce; ya que se lleva al público el número exacto de bienes y servicios que podrán ser distribuidos en el mercado de forma eficiente; manteniéndose así un equilibrio; donde ambas partes se encuentran totalmente asociadas.

Para que exista un equilibrio de este tipo; los involucrados tienen que contar con una relación de confianza; estableciendo ciertos acuerdos, en donde los demandantes y ofertantes, puedan fijar el número de bienes a producir, en conjunto con el precio al que deberá venderse al público; buscando alcanzar el punto exacto en el que ambos puedan salir beneficiados; llevando a cabo una propuesta satisfactoria; que logre cubrir las expectativas que exige ese mercado en particular.

Tal vez para muchos este equilibrio resulte difícil de creer; ya que la demanda y oferta siguen un patrón bastante predecible en cuanto al funcionamiento del mercado, en vista de que no suelen presentarse cambios significativos, que logren dar indicio de esta diferencia.

Debido a que siempre se  ha comportado de forma repetitiva, en donde los precios tienen el mismo efecto sobre los consumidores; siguiendo el criterio básico de la oferta y la demanda que nos indica que  a precios bajos, mayor demanda y menor oferta, mientras que a precios altos, menor demanda y mayor oferta.

Siendo esta la manera en la que ha trabajado la compra y venta de bienes y servicios por mucho tiempo; no porque lo establezcan algunas empresas; sino porque es la forma en que responde el público a los diferentes cambios que surgen en los precios.

A pesar de este hecho, aun se puede dar ese punto, en el que los demandantes y ofertantes coincidan, logrando por diferentes medios satisfacer sus intereses personales; manteniendo un acuerdo en el que la cantidad de productos es equivalente a los precios fijados por los ofertantes; marcando esto lo que bien se conoce como equilibrio del mercado.

En las ocasiones que se presentan estas situaciones; ambas partes salen ganando; pues los consumidores logran adquirir todo aquello que le es de interés; mientras que los ofertantes logran vender todos los productos a ofrecer.

En microeconomia

Antes de hablar de la demanda de mercado en la microeconomía, debemos saber que esta última es una de las tantas disciplinas relacionadas al ámbito financiero, en la que se evalúa el comportamiento, tanto de las personas que conforman la sociedad demandante, como el de las empresas que son participes del proceso económico.

Para ello toma en cuenta la interacción que se presenta entre estos y el entorno asociado al mercado; evaluando las diferentes decisiones que por lo general son tomadas por estos; abarcando y analizando las distintas posibilidades que involucran el manejo de sus recursos limitados.

La demanda guarda gran relación con la microeconomía, debido a que uno de sus objetivos, involucra el estudio de los consumidores, ante las variaciones que se presentan en los precios de los bienes o servicios ofertados en el mercado; lo que tiene mucho que ver con este aspecto; pues de acuerdo a los precios que se presentan, se tendrá mayor o menor demanda; lo mismo ocurre con la oferta, en la que se evalúa el comportamiento de los productos, ante la subida de los precios.

Como podemos notar, la demanda juega un papel importante en la microeconomía; pues es esta, junto con la oferta, la responsable de la mayoría de las decisiones que son tomadas en el mercado; en donde el comportamiento de los consumidores es el de mayor interés para muchas de las empresas; que tengan como finalidad ofertar un producto; pues será el estudio de este aspecto el que definirá el camino a seguir para muchas de las nuevas compañías emergentes.

¿Cómo es su pronóstico?

El pronóstico de la demanda se basa en realizar una evaluación que pueda estimar el número de ventas en bienes y servicios; que sean llevadas a cabo en un determinado periodo de tiempo; pues como su nombre lo indica, son resultados que proyectan el comportamiento del mercado a futuro; analizando por adelantado su posible desempeño en este; para luego enfocarse en la venta de los productos fabricados y distribuidos por las distintas compañías, con fines comerciales en dicho medio.

Estos pronósticos pueden estar enfocados en un mercado en general o en un segmento particular de este; pues en ambos casos se evalúan distintos factores; con el propósito de diseñar un plan de comercialización, que atienda a cada uno de los intereses marcados por una compañía específica, que busque darse a conocer en la sociedad.

Los resultados de estos pronósticos, suelen abarcar periodos de hasta 1 año; ya que no se puede diseñar una planificación de ventas por mayor tiempo; debido a la caducidad que presentan todos los datos obtenidos; lo cual está relacionado a los cambios presentes en la actividad productiva; que de muchas formas influye en los consumidores; pudiendo estos cambiar sus intereses y necesidades a futuro; lo que involucra un nuevo pronóstico de ventas.

Sin embargo estas estimaciones podrían ser validas por mayor periodo de tiempo, si se cuenta con un historial que refleje el comportamiento de estos, ante los diferentes cambios a los que ha sido expuesta la sociedad; pues toda esta información permitiría hacer estimaciones más acertadas, en cuanto a su desarrollo en el mercado; lo que sería una ventaja para las compañías que decidan implementar estas estrategias como resultado del pronóstico llevado a cabo.

Cuando se diseña un plan de ventas, referenciado por estos pronósticos, se debe tener mayor cuidado; pues aunque estos puedan parecer confiables, en ocasiones presentan ciertos errores, que podrían acarrear resultados poco satisfactorios; por ello es indispensable comparar toda la información obtenida en estos análisis, con aquella que se obtiene a tiempo real; de manera que se tenga un mayor grado de confiabilidad; ya que como todo método, este no está excepto de errores.

Otro dato importante de los pronósticos; son sus diferentes métodos de recolección de datos; ya que para estos se tienen que definir mecanismos específicos, que puedan garantizar los mejores resultados. Por lo general suelen involucrar la realización de encuestas a los consumidores, estudios de registros de ventas; empleo de software especializado en el conteo de los ingresos; y así una variedad de métodos; que lo único que buscan es proporcionar la mayor cantidad de información complementaria para el desarrollo de un pronóstico eficiente.

Igualmente hay que tener en consideración, ciertos aspectos en lo referente a su medición; pues se hará mucho más fácil el trabajo, si se emplean estrategias de recolección datos que puedan ser medibles en el tiempo; ya que así pueden manejarse de mejor forma los resultados obtenidos; haciendo un análisis más completo de todos estos. De tal manera que requieran de menor tiempo para su evaluación; al ser esta información mucho más manejable para los profesionales encargados de su planificación.

Estudio

El estudio de la demanda en el mercado cobra mayor importancia hoy en día; ya que está más sometida a los cambios que en la antigüedad; claro que esto no quiere decir que fuera menos relevante en ese tiempo; debido a que eso sería mentira; pues la demanda siempre ha sido un factor determinante en la actividad comercial a nivel global; lo que pone de manifiesto su posición en el mercado.

Para su evaluación se toman en cuenta diversos aspectos asociados a los consumidores; en los que se involucra el tipo de compradores; la cantidad exacta de estos que demandan un servicio o producto, además de sus ingresos, pues de acuerdo a estos es que se establecerán los precios de los artículos a ofertar en el mercado; ya que las personas estarán poco dispuestas a pagar un precio que supere en gran medida su poder adquisitivo de capital, lo que es lógico.

No obstante se presentaran situaciones en la que los precios pasaran a un segundo plano, debido a lo que representara para los consumidores la adquisición de cierto producto; sobre todo en casos de crisis, en los que se cuenta con algunos irremplazables de mayor necesidad; de los que son muy difíciles prescindir.

En otras circunstancias el estudio de la demanda estará enfocado en las tendencias presentes en el mercado; pues como se había nombrado anteriormente, las tendencias son un aspecto de la cotidianeidad que presentan constantes cambios.

Dependiendo en algunos casos de las estaciones del año, a las que están sometidos muchos individuos; o también por alguna moda impuesta por la sociedad; de tal forma que se adoptan preferencias pasajeras; donde no importan las necesidades básicas de las personas; sino sus intereses en determinado momento.

Como en cualquier estudio, la demanda tiene una influencia destacable sobre el mercado; pues esta no solo permite a las compañías medir un numero especifico de personas que requieran un servicio; sino que también interviene en su proceso de diseño y desarrollo; ya que muchos de los productos que son ofertados en el mercado se basan en los intereses de las personas; debido a que se tienen mayores garantías de recuperar el capital invertido.

En otras palabras el estudio de la demanda termina siendo un requisito indispensable para las compañías; pues es este un factor determinante, que influye en la efectividad de un producto en el mercado; debido principalmente a su importancia en el desarrollo de estrategias publicitarias; que buscan llegar al público, vendiéndoles bienes y servicios que son de su interés.

Estrategias que serian un completo fracaso sin el estudio previo de este factor para su diseño; ya que se correría el riesgo de promocionar un producto, guiados por falsos pronósticos; que no solo afectaría la propuesta comercial de la compañía que los distribuyera; sino también sus ingresos personales.

En resumen el estudio, análisis y evaluación de la demanda en el mercando, comprende el primer paso, que deberá ser llevado a cabo por todas aquellas empresas que deseen posicionarse ante la competencia; pues serán los resultados obtenidos de esta lo que definirá su éxito comercial entre los consumidores.

(Visited 1.437 times, 9 visits today)

Deja un comentario