Hemorroides en perros: tratamiento, causas y síntomas

Los perros adultos y cachorros, pueden llegar a padecer de hemorroides o conocidas como almorranas, es una enfermedad que se desarrolla en el recto del perro, afectando el desarrollo de su vida, sin embargo, si se detectan a tiempo, con un adecuado tratamiento, su mascota dejará de sufrir de esta molestia, conozca en este artículo el tratamiento, causas y síntomas de las hemorroides en perros.

hemorroides en perros

Hemorroides en perros – Síntomas, causas, signos, tratamiento y mucho más

Los perros, no escapan de padecer de algunas enfermedades en su cuerpo, si nos damos que nuestro can tiene el ano fuera de lo normal, con señales de inflación y enrojecido, puede ocurrir que esté sufriendo de hemorroides.  Existen algunos perros, casos muy específicos, que los perros no tienen hemorroides.

Se recomienda asistir al veterinario, si están en la presencia del primer síntoma porque, sino, el malestar agravará dificultando el problema.

Para quienes no conocen de donde provienen las hemorroides, les comentamos que son vasos sanguíneos inflamados en el ano y en la zona rectal. Sucede  cuando los vasos sanguíneos, del ano de un perro se ensanchan producto del incremento del flujo sanguíneo, aumentado su tamaño.

No obstante, las hemorroides en los perros extrañamente le aparecen, de hecho, en el caso que perro le aparezcan hemorroides, no se debe dejar de pasar inadvertido, se debe atender y buscar tratamiento rápidamente.

hemorroides en perros

Las hemorroides en perros, pueden llegar a volverse crónicas, en el transcurso del tiempo, presentándose fuerte dolor a tu mascota. Si tu perro comienza a sufrir de hemorroides, es importante que conozcas cuales son las causas, los signos y los síntomas, lo que ayudará a conocer cómo aliviar el malestar del animal.

¿Los perros tienen hemorroides?      

Como se ha comentado en el párrafo anterior, algunos perros no tienen hemorroides. Las hemorroides, igual reciben el nombre de «almorranas», son unas venas que se inflaman en el ano y toda la zona del recto. Se pueden observar inicialmente como las conocidas varices. Se producen por hacer esfuerzo  al momento de defecar, en el caso de las hembras, por aumento de presión durante el embarazo, muchas veces aparecen sin conocer una razón determinada.

El cuerpo de los perros posee una disposición horizontal, motivo principal por la que los perros no padecen de hemorroides.

Entonces, para conocer cómo son las hemorroides en los perros, se visualizan  muestras de algunos tumores que aparecen en la zona ano rectal, y estos comienzan el proceso de aumentar la presión, inflamación y generar  prolapso en toda el área toda anal.

Los tumores aparecen cerca del ano y la posibilidad que produzcan hemorroides,  si se permite que se desarrollen, sin buscar ayuda y tratamiento, comienzan otras dificultades como el estreñimiento, y parásitos.

El perro tiene el ano inflamado

Tenemos que si nuestra mascota, se le observa inflamación, enrojecimiento, molestias o hace esfuerzo en el momento de defecar, no se puede tomar a la ligera que son hemorroides.

Puede ser que el perro esté comenzando a tener dificultades en las glándulas anales o prolapsos rectales. En algunos casos, si nos damos cuenta, que nuestro cachorro tiene el ano irritado, podemos puede ser que tenga parásitos intestinales. Si estos gusanos, se encuentran en abundancia,  pueden producirse diarreas.

La cantidad de veces de la defecación le irrita el ano al perro, así como picores que le causan cierta clase de parásitos, razón por la que muchos perros arrastran el ano por el suelo o se lo lamen, buscando aliviar lo que sienten.

Por este motivo es importante, mantener al día sus vacunas, lo que impedirá estas molestias. Es de gran importancia que al adoptar un cachorro, se debe visitar de inmediato al veterinario, para que lo estudie y le aplique sus vacunas correspondientes.

Problemas en las glándulas anales de los perros

Las glándulas anales en los perros, son unas bolsas de pequeños tamaños que están ubicadas en ambos extremos del ano. Tienen como función principal, segregar un líquido que colabora en lubricar las heces, y éste sale al exterior junto con los restos fecales, además de darle el olor característico a la caca del perro.

Algunas veces, esta secreción es muy espesa, porque las heces no comprimen directamente las glándulas o se genera otra razón que evita que este líquido salga, entonces se deposita en las glándulas, produciendo otras que pueden equivocar con la presencia de hemorroides en perros:

Impactación

Cuando el líquido no puede salir de las glándulas,  mientras que éstas permanecen llenas, entonces se es cuando interviene el veterinario vaciandolas  de forma manual. Si el perro se mantiene regularmente con esta dificultad, se deben realizar los vaciados periódicamente. Se recomienda una dieta alimenticia a base de fibra.

Infección o saculitis

El proceso de impactación de las glándulas puede llegar al extremo de complicarse con una infección, porque se está hablando de un área sucia que se presta para ello, por la suficiente presencia de bacterias, además de causar inflamación y dolor.  Si fuera este el caso, se requiere del vaciado, se le debe suministrar antibiótico tópico y desinfectarle la zona.

Absceso

En estos casos específicos, igual se puede generar una infección, y malestares acompañados con fiebre, la inflamación se torna de color rojo y morado. Les aparece pus y, que se abre hacia afuera, formando la conocida fístulas anales en los perros, producen de una secreción fétida y requiere cirugía.

Cuando tiene este tipo de molestias, el vaciado de las glándulas no soluciona la molestia. Los abscesos que están cerrados, se deben abrir para drenarlos y  limpiarlos, es muy importante desinfectar y suministrar antibiótico oral. Si fuera que el perro continuamente padece de ésto, es recomendable la extirpación de las glándulas.

Prolapso rectal en perros

Muchas de las veces se confunden el padecimiento de hemorroides en los perros, al visualizar que su ano muestra una masa enrojecida o rosada.

Pues, se debe verificar que sea de una parte del recto que sobresale hacia a fuera del  ano, lo que se conoce como prolapso rectal, que ocurre por sobreesfuerzo al momento  de defecar, estreñimiento fuerte, o en su defecto, diarrea, dificultades en el área, durante el parto, entre otras.

Existen casos graves de prolapso, que se deben tratar como emergencia veterinaria,  porque si el tejido expuesto, llega al proceso de necrosarse, lo que quiere decir,  que las células expuestas fallecen. Si llegan a esta situación,  se tendrá que extirpar mediante intervención quirúrgica y  reparar el intestino.

Sin embargo, cuando no exista necrosis, y el prolapso es completo, debe proceder a reducirlo con sutura. Cuando se trata de casos leves, el veterinario busca el motivo del prolapso, para solucionarlo de inmediato, puede que con sólo tratamiento todo desaparezca. Es importante, suministrarle algunos elementos ideales en la dieta alimenticia que ayuden a suavizar las heces.

¿Cómo tratar las hemorroides de un perro?

La hemorroides en perros es un tema extenso, sin embargo, estaremos mencionando, las molestias cuando se tratan prolapso, o en su defecto de  infecciones cuando aparecen las molestas hemorroides, se recomienda que el perro reciba ayuda veterinaria de forma rápida, sino, el problema se agudizará.

Entonces, con esto se pretende informar que aunque se le administre un medicamento conocido, nunca se debe de dejar de asistir al veterinario,  porque le hemos aplicado pomadas especiales para almorranas en casos de perros.

Bien es sabido, que el veterinario puede indicar un tratamiento tópico, cualquiera de las pomadas especiales para canes, pero lo mejor es que debe ser prescrita por el profesional, quienes conocen cuál es el producto más ideal, y según sea el caso.

Puede darse el caso, que si se unta la pomada sobre un prolapso, puede darse que se solucione el padecimiento momentáneamente, o en su defecto no puede que suceda, lo que sí es seguro es que el tejido termine necrosándose.

En el caso que haya infección y se coloca una pomada en vez de un antibiótico, el malestar puede progresar y convertirse en una fístula. Motivo primordial, por lo que instamos en llevar al perro a visita veterinaria.

Se debe tomar la prevención, que el perro lleve una dieta ideal, considerando, especialmente una buena hidratación. No se debe olvidar, de controlar las glándulas anales y desparasitar a los animales para  impedir que se alojen parásitos internos.

 

Cumpliendo con todas estas recomendaciones se puede prever, en lo posible, situaciones pueden determinar y concluir con la terrible molestia conocida como  hemorroides en perros.

Esta información encontrada en el presente artículo es exclusivamente informativo, debido a que no tenemos autorización para medicar e indicar  tratamientos veterinarios, mucho menos de dar diagnósticos en enfermedades de perros adultos y cachorros.

Causas de las hemorroides en perros

Las hemorroides en perros ocurren una vez que persiste presión en la zona del recto, sin embargo, no es la exclusiva manera que se formen  las hemorroides. Los especialistas en el tema, igual han demostrado en sus estudios, que las hemorroides pueden aparecer producto de una mala alimentación.

Las pésimas costumbres alimenticias, pueden causar a problemas digestivos en los perros, es cuando comienzan a defecar heces duras, causando  presión en los vasos sanguíneos del ano. La presión produce que vasos sanguíneos se ensanchen, y a su vez surge un incremento en el flujo sanguíneo.

Es natural, que cualquier tipo de piel  en su proceso de inflamación o un abultamiento, con el pasar del tiempo se convierte en sensible. Entonces, cuando el ano de un perro se vuelve en un área sensible, las actividades normales, tales como: sentarse le causan dolor.

Es importante, señalar que las hemorroides pueden que sean internas o externas. Las hemorroides externas, se observan fuera del recto o debajo de la piel, mientras que las hemorroides internas están dentro del ano.

Se tiene que las hemorroides externas, suelen ser más dolorosas que las internas. Pero los dos tipos de hemorroides pueden desgarrarse, generando peores malestares en el perro

Síntomas y signos de hemorroides en perros

Por lo general, existen tres señales que revelan la presencia de hemorroides en perros, tales como:

  • Dolor, molestia e incomodidad al sentarse
  • Picazón alrededor del recto
  • Hemorroides externas,  fáciles de visualizar en la zona del recto
  • Heces con sangre

Si llegas a ver a tu perro, que no le es fácil sentarse, o se siente incómodo al tratar de hacerlo, debes estar alerta, tu perro puede comenzar un proceso de hemorroides.

Al observar las heces con sangre, también es señal de hemorroides en perros. Si presientes que tu perro tiene hemorroides, revisa sus heces para determinar si existen rastros de sangre, y hazle un seguimiento a su actitud. Al observar algunos de estos síntomas, lo más recomendable es que lleves tu perro de urgencia al veterinario.

Tratamiento para las hemorroides en perros adultos y cachorros

Conocer los síntomas y señales de las hemorroides en perros es fundamental,  además de cómo actuar cuando tengas sospechas que tu perro padece de hemorroides.

Si verdaderamente, el veterinario ha confirmado la existencia de hemorroides en  tu perro, por supuesto que el galeno, le prescribirá un tratamiento adecuado. Sin embargo, se encuentran algunas opciones que aliviaran el proceso, tales como:

Humedece una bola de algodón en hamamelis refrigerada y colócala  justo donde está la hemorroides de tu perro. La mezcla de infusión de hamamelis y temperatura fría,  colaboran en reducir los vasos sanguíneos. Los veterinarios recomiendan aplicar este procedimiento en el recto del perro, hasta por tres veces al día.

Igual, se debe hacer cambios en la dieta de tu perro, es otra forma segura que ayuda contra las hemorroides en perros. Incrementa en sus comidas alimentos ricos en fibra.

Las porciones de fibra extra,  ayudan en una digestión liviana y en el procesamiento fácil de los alimentos. No le vaya a dar de comer galletas secas para perros, ni productos derivados de la leche, ofrézcale alimentos ricos en fibra como zanahorias, manzanas, avena, cereales integrales, legumbres y calabaza.

Otro aspecto importante, es que tu perro beba suficiente agua fresca.  El complemento de una dieta adecuada, beber agua, llevarlo a que se ejercite, ayuda a tu perro, para tener una existencia alegre y saludable.

Finalmente, es importante  conocer los signos y síntomas comunes de las hemorroides en los perros y comprender cómo reaccionar ante ellos es importante para usted como dueño de un perro. Incluso si las hemorroides, se dan raras veces en los perros, es aconsejable informarse sobre este problema de salud,  para que pueda tratar a tu perro  lo más rápido posible si se desarrolla este tipo de enfermedad en el ano de tu perro. Si deseas conocer información adicional sobre los perros, a continuación te dejamos:

(Visited 4.552 times, 15 visits today)
Categorías Perros

Deja un comentario