Oración al Santo Niño de Atocha por el amor verdadero

No pienses que ya el tiempo del amor pasó por tu vida, realiza la oración al Santo Niño de Atocha, para que llegue a tu vida la pareja que deseas.

Oración al santo niño de Atocha

Origen de la veneración al Santo Niño de Atocha

La primera vez que este santo alcanzo la gran veneración fue en el territorio de la península Ibérica, concretamente en la España bajo el dominio de los califatos árabes del siglo 13.

La historia cuenta que cuando los cristianos fueron arremetidos y llevados presos por los árabes en la localidad de Atocha, estos fueron privados de cualquier tipo de alimento. Únicamente se le dejo a los menores de edad buscar y llevar estos alimentos a los rehenes. Entre estos infantes, surgió un inusual y curioso niño pequeño que llevaba en su mano izquierda una canasta de comida y un recipiente de agua que nunca parecía agotarse. Dio comida a los que no tenían hijos ni familia.

Las mujeres del poblado, al ver tal acto de bondad fueron sin pensar a la capilla para agradecer a la Virgen de Atocha por el niño pequeño. Sin embargo, se dieron cuenta que el Niño Jesús que la imagen de la Virgen salia sostenido por su santa madre, tenia las zapatillas llenas de tierra y que, pese a que eran reemplazadas, continuaban sucios. Por lo cual lo tomaron como un milagro divino, en el cual ese pobre y pequeño niño que tanto los ayudo, no era más que el propio Niño Jesús.

Tiempo después la guerra contra los árabes seguía sin acabar, provocando que muchos otros pueblos cercanos a Atocha fueran evacuados. Esas personas que huían de la zona de conflicto, mencionaban que en su travesía siempre los acompañaba un pequeño niño que les llevaba alimentos y agua, y que era parecido al Santo Niño de la comunidad de Atocha.

200 años después de que finalizara la reconquista, una monja de la orden Carmelita recibió las palabras de Jesús, quien le menciono que todo lo que le fue entregado durante los méritos de su niñez se le otorgará sin ningún problema. Es más, es importante saber que dicho grupo de estas monjas fueron las que llevaron a promover la oración y respaldo a este Niño Jesús. La costumbre señala que la sagrada familia durante la infancia del Santo Niño solía caminar a lo largo del monte Carmelo en Israel para orar.

En otros países

No solo en España es venerado por miles de católicos y cristianos, en países como México se le considera como un santo protector de los emigrantes y peregrinos.

Oración al Santo Niño de Atocha

Conocida su historia, la cual ha sido muy interesante. Ha llegado el momento de dedicarle la siguiente oración al Santo Niño de Atocha para que nos cuide en todo momento:

«Poderosísimo Santo Niño: te saludo, te alabo en este día y te ofrezco estos rezos:

(Antes de seguir debe de recitar 3 veces las siguientes oraciones: Padre Nuestro, Avemaría y Gloria)

En memoria de la jornada que hiciste encarnado en las purísimas e inmaculadas entrañas de tu dulce y amabilísima Madre, desde la ciudad santa de Jerusalén hasta Belén.

Por la fe que en ti tengo, escucha mis ruegos, por la confianza que en ti deposito, concédeme lo que con humildad solicito:

(solicite con todo la fuerza su más valioso deseo)

Yo, que te amo sobre todas las cosas, quiero alabarte sin cesar, junto a los coros de Querubines y Serafines, adornados de perfectísima sabiduría.

Espero, preciosísimo Santo Niño de Atocha, feliz respuesta a mi súplica.

Sé que no saldré desconsolado de ti, y que además tú me concederás una buena muerte, para así acompañarte en el Belén de la Gloria.

Amén.»

Como pudo observa es una gran oración que muchos le ayudado para pasar por alto sus problemas y llevar tranquilidad a sus vidas. Pero si le interesa conocer sobre la novena al Santo Niño de Atocha, con el siguiente vídeo lo aprenderá muy bien:

Novena a Santo Niño de Atocha

Oración al Santo Niño de Atocha para casos difíciles y urgentes

La siguiente oración al niño de Atocha, es muy importante, ya que con ella buscaremos su favor en ayudarnos a solventar esos casos difíciles y urgentes que nos atormenta el día a día.

A continuación le enseñaremos las palabras santas de dicha oración:

«Clemente y bondadoso Infante de Atocha, acudo ante ti para decirte lo mucho que te amo y necesito, quiero que vuelvas tus ojos misericordiosos hacia mi y veas la desesperación y aflicción que me embarga, yo he hecho todo lo que esta a mi alcance pero mis problemas son graves y no he encontrado solución, Tú que eres tan milagroso no te apartes de mi: te pido ardientemente me envíes tu asistencia, te pido urgente consuelo y ayuda.

Sapientísimo y Santo Niño de Atocha, protector de todos los hombres, amparo de los desvalidos, sanador divino de cualquier enfermedad.

Poderosísimo Santo Niño: te saludo, te alabo en este día y te ofrezco estos rezos: (tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias), en memoria de la jornada que hiciste encarnado en las purísimas e inmaculadas entrañas de tu dulce y amabilísima Madre, desde la ciudad santa de Jerusalén hasta Belén.

Por la fe que en ti tengo, escucha mis ruegos, por la confianza que en ti deposito, concédeme lo que con humildad solicito: (solicite su petición con mucha fe).

Yo, que te amo sobre todas las cosas, quiero alabarte sin cesar, junto a los coros de Querubines y Serafines, adornados de perfectísima sabiduría.

Espero, preciosísimo Santo Niño de Atocha, feliz respuesta a mi suplica.

Sé que no saldré desconsolado de ti, y que además tú me concederás una buena muerte, para así acompañarte en el Belén de la Gloria.

Amén.»

Oración al santo niño de Atocha

Finalice el rezo con las siguientes oraciones que corresponde al salve:

«Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.

Dios te salve.

A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva, a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.»

Y la oración del credo:

«Creo en Dios Padre, todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo; nació de Santa María Virgen, Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado.

Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos, y está sentado a la diestra de Dios Padre.

Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna.

Amén.»

Si te gusto el presente articulo, puede llegar a interesar los siguientes temas:

(Visited 2.182 times, 6 visits today)

Deja un comentario