Los Dogmas Marianos de la Iglesia Católica

La virgen María juega un papel fundamental en la historia bíblica por el hecho de ser la madre de nuestro Señor Jesucristo. Al respecto, el evangelista Lucas señala “el nombre de la virgen era María” (Lucas 1,27).  Por este hecho, la Iglesia Católica ha establecido unos dogmas marianos que son fundamentales para venerarla. En este artículo descubrirás cuales son, así que no dejes de leerlo.

dogmas marianos

¿Sabes qué es un dogma?

Antes de enumerar los dogmas marianos, te explicaremos el significado del vocablo dogma, al respecto podemos decir que es una idea que se considera como verdadera e innegable.  Se refiere a los compendios y principios fundamentales de una religión, ciencia, doctrina o sistema.

Esta palabra en su forma original proviene del griego (δόγμα), que al traducirlo significa las acepciones que le hemos dado anteriormente: pensamiento, principio o doctrina.

De esta manera, un dogma católico es la doctrina de esta religión basada en un hecho que se asume como cierto e indiscutible como, por ejemplo: la existencia de Dios, Jesús, la Santísima Trinidad y la virgen María.

En la teología católica también se resaltan los siguientes pensamientos en forma incuestionables: origen del mundo, creación del ser humano, los sacramentos, autoridad del Papa y la Iglesia y el dogma de las ultimas cosas.

Este  artículo centra su atención en los dogmas marianos, a continuación, pasamos a explicarte que significan y meditaremos sobre cada uno de ellos.  También te invitamos a que veas el siguiente vídeo donde se explica de forma sencilla la historia de la Virgen María, está especialmente dedicado a los niños.

Dogmas y doctrinas marianas de la Iglesia católica

La fundamentación de los dogmas marianos tiene su basamento en la idea de que la Santísima Virgen María es la madre de nuestro Señor. Esta consideración se origina en que para la Iglesia Católica, María figura como un personaje de suma relevancia en la doctrina cristiana y la redención. De hecho, ocupa el tercer lugar de importancia después de Jesucristo y la Santísima Trinidad.

¿Sabías que en su honor se han elaborado varios preceptos y disciplinas que hablan del rol que jugo en la vida de Jesús y de cómo se desarrolló su existencia?

Así es, nos referimos específicamente a la Mariología, ciencia que se encarga de investigar todo lo relacionado con la Virgen María y su devoción.  Durante siglos esta teoría se ha ido desarrollando, siendo adoptada por los Concilios, teólogos, órdenes religiosas y universidades marianas.

En la actualidad existen escuelas Pontificias dedicadas en forma exclusiva a los estudios marianos, tal es el caso de Marianum. A pesar de esto, hay detractores de este dogma que se oponen al rol que se le asigna a la Virgen María en el catolicismo.

No obstante, la Iglesia Católica señala cuatro enseñanzas dogmáticas de esta figura:  María Madre de Dios, María Siempre Virgen, La Inmaculada Concepción de María y la Asunción de María. Igualmente existen otras doctrinas, que señalan a María en el papel de mediadora, madre de todos los creyentes, Reina de los cielos y Corredentora.

dogmas marianos

Todos estos pensamientos develan la grandeza de aquel momento en el que Jesús, próximo a ser crucificado, le dijo a su discípulo Juan: “He ahí a tu madre”. Desde ese viernes santo el rol materno de María ha sido un factor esencial de la fe y la devoción cristianas.

La maternidad divina o María la madre de Dios

Este primer dogmas marianos de la Iglesia Católica se encuentra en los textos cristianos con alguna de las denominaciones que señalamos en el subtitulo.

Es necesario destacar que, antes de ser establecido como dogma, ya este pensamiento era enseñado en los tres primeros siglos por los Padres de la Iglesia, como Ignacio (107), Orígenes (254), Atanasio (330) y Juan Crisóstomo (400).

Posteriormente, en el año 431, el Concilio de Éfeso, decretó esta doctrina, indicando que María es la madre de Dios encarnado en Jesucristo. Luego los Concilios universales de Calcedonia y Constantinopla corroboraron el dogma.

A continuación, citamos textualmente lo redactado en el Concilio de Éfeso:

«Si alguno no confesare que el Emmanuel (Cristo) es verdaderamente Dios, y que por tanto, la Santísima Virgen es Madre de Dios, porque parió según la carne al Verbo de Dios hecho carne, sea anatema

En este mismo orden de ideas, el Concilio Vaticano II, expresa su opinión con respecto a este dogma mariano, señalando que:

«Desde los tiempos más antiguos, la Bienaventurada Virgen es honrada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles acuden con sus súplicas en todos sus peligros y necesidades» (Constitución Dogmática Lumen Gentium, 66)

dogmas marianos

Visión contraria al dogma de María madre de Dios

En oposición a este dogma mariano, Nestorio, Patriarca de Constantinopla, juzgaba que María no podía ser llamada madre de Dios sino madre de Jesús, por cuanto opinaba que su papel maternal concernía solo a la naturaleza humana de Cristo no a su carácter divino. En este sentido, recomendó que la virgen fuera invocada como Christotokos, que se traduce «Madre de Cristo”

El debate contrario, cuyo principal líder fue Cirilo de Alejandría, se manifestaron ideas contrapuestas a las de Nestorio, indicando que era imposible separar la naturaleza humana y celestial de Jesucristo. como alegato se citaron los relatos del Evangelista Juan que expresan que en Cristo:“El Verbo se hizo carne» (Juan 1:14), es decir el Verbo (que es Dios – Juan 1:1) es la carne; y la carne es el Verbo.

Consecuentemente , María fue la madre de la carne de Cristo y del verbo. Al respecto, Cirilo dijo:»Me sorprende que hay algunos que dudan que la Virgen santa debe ser llamada o no Theotokos. Pues, si nuestro Señor Jesucristo es Dios, y la Virgen santa lo dio a luz, ¿ella no se volvió la [Theotokos]

Cabe destacar que lo expresado por Nestorio fue rechazado por el Concilio por creer que su doctrina era un sacrilegio y, en su lugar, aceptó como cierta la argumentación de Cirilo, conservándose así los dogmas marianos  que señalan a María como al madre de Dios, denominada también Divina maternidad.

Perpetua Virginidad de María

La virginidad eterna de María, es el segundo  de los dogmas marianos, en el que prevalece la idea de que ella aun llevando a Jesús en el su vientre era casta, al parirlo continuó siéndolo y después del parto se mantuvo virgen, sin dar a luz a otros hijos.

dogmas marianos

En este sentido, numerosos escritos  afirman la «real y perpetua virginidad incluso en el acto de dar a luz el Hijo de Dios hecho hombre.«, tal cual como se visualiza a continuación:

  • Durante el año 107, Ignacio de Antioquia ya describía la virginidad de María.
  • El Segundo concilio de Constantinopla (año 553) le concedió a María el título de «siempre virgen» (aeiparthenos).
  • Santo Tomás de Aquino también enseñó esta doctrina (Summa theologiae III.28.2) que María dio el nacimiento milagroso sin abertura del útero, y sin perjuicio para el himen.
  • Esta doctrina ya era un dogma desde el cristianismo primitivo, habiendo sido declarada por notables escritores como San Justino Mártir y Orígenes.
  • Paulo IV lo reconfirmó en el Cum quorundam el 7 de agosto de 1555, en el Concilio de Trento.
  • La liturgia de la Iglesia celebra a María como la ‘Aeiparthenos’, la ‘siempre-virgen’.» (499 – catecismo de la Iglesia Católica)
  • «Ella es la Virgen que concebirá y dará a luz un Hijo cuyo nombre será Emanuel» (Cf. Is., 7, 14; Miq., 5, 2-3; Mateo., 1, 22-23) (Const. Dogmática Lumen Gentium, 55 – Concilio Vaticano II).

Sintetizando, con este dogma mariano tú como creyente cristiano profundizas cada día la fe en la maternidad virginal de María, es por eso que, aunque Jesús haya nacido de su vientre, se le considera siempre virgen.

Inmaculada Concepción de la Virgen María

Corresponde ahora mencionarte  el tercero de los dogmas marianos :la Inmaculada Concepción en el que la Iglesia Católica instituye que María fue concebida sin mancha de pecado original.

Antes de ser definido como doctrina, en los antiguos textos los Padres de la Iglesia defendían el pensamiento de la Inmaculada Concepción de María, alegando que “una vez que Jesús se volvió encarnado por medio de la Virgen María, era adecuado que ella estuviese completamente libre del pecado para expresar su Hijo” (Ott, Fund., BK 3, pt. 3, Ch. 2, § 3.1.e).

Originalmente, la idea que comprende esta doctrina  fue establecida por el Papa Sixto IV en el año 1476

A posteriori, fue el pontífice Pío IX quien, en un acto solemne llamado la Bula Ineffabilis Deus, proclamó este dogma, el 8 de diciembre de 1854, expresando lo que seguidamente se transcribe:

«Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, en el primer instante de su concepción, fue por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente en previsión de los méritos de Cristo Jesús, Salvador del género humano, preservada inmune de toda mancha de culpa original, ha sido revelada por Dios, por tanto, debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles

A partir de esa fecha, cada 8 de septiembre, la iglesia católica conmemora el día de la Inmaculada Concepción de María,¿Has participado  alguna vez en esta conmemoración?

Asunción de la Virgen María

La asunción de la Virgen María es el cuarto de los  dogmas marianos promulgados por la Iglesia, en éste se hace referencia a que posteriormente a su estadía en la tierra, ella fue subida a los cielos en cuerpo y alma.

Te recomendamos leer la Constitución Munificentisimus Deus, donde quedó establecido este dogma por el Papa Pío XII, el 1º de noviembre de 1950. Relatando el texto de la forma como se cita a continuación:

«Después de levantar una oración a Dios en muchas y reiteradas ocasiones e invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios Omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia, para honra de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y la muerte, para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia,

con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos que sea dogma divinamente revelado que la Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial«.

Como un comentario adicional, hacemos de tu conocimiento que este Santo Pontífice intencionalmente deliberó  si el acto de la asunción de la virgen María fue realizada una vez fallecida o aun estando en vida.

Otras enseñanzas diferentes a los dogmas marianos

Además de los dogmas explicados en los apartados anteriores, la religión católica nos indica otras enseñanzas que guardan relación con la Santísima Virgen María. Estos son preceptos antiguos, cultos y conmemoraciones que tienen como propósito principal mantener viva la fe de los creyentes.

En la actualidad, la iglesia católica sigue resaltando el fervor hacia nuestra amada madre. En tal sentido   el Papa Juan Pablo II, en su comunicado papal llamado Rosarium Virginis Mariae, aseveró que fue inspirado en los mensajes de San Luis María Grignion de Montfort sobre la Total consagración a la Santísima Virgen María. ​

Seguidamente, compartiremos contigo las siguientes enseñanzas: María es la madre de todos los creyentes, María como mediadora, corredentora y reina de todos los cielos.

María es la Madre de todos los creyentes

Con respecto a esta enseñanza, lo primero que debes saber es que aunque el catolicismo determinó solo los cuatro dogmas marianos que fueron analizados a priori, desde hace mas de cien años un grupo de seguidores ha solicitado la proclamación de un quinto dogma relacionado con María como Madre Espiritual de toda la Humanidad.

Las razones para justificar este argumento son:

  • En primer lugar, los creyentes de Dios son hijos de Jesucristo, quien es Hijo de María (Gálatas 3:26). Por añaduría, entonces ella es la madre de todos.
  • Como segundo hecho se tiene que, en las páginas del Nuevo Testamento se puede leer un paisaje de la muerte de Jesús, en el que, según San Juan: «Jesús, al ver a la Madre y junto a ella al discípulo que más quería, dijo a la Madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre»» (Juan 19:26-27).
  • Tercero, en la antigüedad ya San Ambrosio de Milán (338 – 397), uno de los Doctores de la Iglesia, da este título a la virgen.
  • Por último, el Catecismo de la Iglesia católica testifica que: «La Virgen María … es reconocida y honrada como verdadera Madre de Dios y del Redentor, …. Ella es «claramente la madre de los miembros de Cristo … María, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia

María como Mediadora

Es bien sabido por todos nosotros que Jesús es reconocido como el único mediador entre Dios y el Hombre. (1 Timoteo 2:1-6). Tal consideración obedece a que fue Él quien intercedió por la humanidad por medio de su crucifixión.

No obstante, este hecho no descarta a María como mediadora ante Dios, sólo que depende de Cristo, es decir no lo hace directamente.

Desde los primeros siglos del cristianismo. Se tiene la creencia que la virgen María intercede por cada uno de nosotros por medio de una herramienta poderosa: la oración.

Te invitamos a investigar este hecho en diferentes páginas web, buscando  la oración Sub tuum praesidium, redactada en el idioma griego alrededor del año 250. También puedes realizar la búsqueda del rezo de Efrén de Siria (306-373) donde certifica que:   Después del mediador, la mediadora de todo el mundo. ​

Lo anterior nos enseña que María además de ser la Madre de Dios, es nuestra mediadora ante él para que seamos redimidos de nuestros pecados y nos sea concedida la vida eterna.

María como Corredentora

El vocablo latino-Redemptrix hace alusión a la intervención indirecta de María en el proceso de salvación. Al respecto, podemos decir que esta denominación de corredentora ya había sido expresada en años precedentes al 200, por Ireneo, quien señala a María «causa salutis» (causa de nuestra salvación) por el hecho de ser madre de Jesucristo.dogmas marianos

A pesar que esta enseñanza no se ha convertido en un dogma mariano, desde el siglo XV ya es universal. En por ello que, algunos cardenales y obispos han solicitado al Papa que la reconozca como un dogma en forma conjunta con el precepto de mediadora.

Recordemos que María concibió a Jesús, nuestro redentor, en consecuencia, tiene una participación indirecta en la liberación de la cual somos objeto todos los cristianos.

Reina del Cielo

Desde la antigüedad numerosos escritos señalan que María es la reina del Cielo, así lo puedes leer en los textos de:

  • Gregorio Nacianceno: quien escribió que ”María es la Madre del Rey del universo«, y «la Virgen Madre, de quién surgió el reino de todo el mundo”
  • ​Efrén de Siria ya la suponía Reina del Cielo.
  • La Iglesia católica habitualmente observa  a María como reina del cielo, luciendo una corona de doce estrellas en el Apocalipsis. (Apocalipsis 12:1-10)
  • Evangelio de Lucas: Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de su padre David. (Lucas 1:32)
  • En el Antiguo Testamento:” los reyes de Israel y de Judá, como David o Salomón tuvieron muchas mujeres. Por lo tanto, el título de Reina, no era concedida a cualquier mujer del rey, solo a la madre del rey. (1 Reyes 2 17-21, 1 Reyes 15:13, Jeremías 13:18). La Reina Madre era conocida en hebreo como gebirah. Puesto que Jesús es el rey celestial, del linaje de David y Salomón, María se volvió en la Reina Madre.
  • Los Santos Pontífices Pio IX, León XIII y Pio XII, también veneraron a María con este título al referirse a ella como: la Reina del Cielo y de la Tierra, Reina del Universo y Reina del Mundo.

​Retomando el primer dogma mariano al cual hicimos referencia al principio de este artículo, se tiene que María es madre de Dios, al ser madre de Cristo, éste es Rey del Universo, por lo tanto, ella se convierte en Reina celestial.

Reparaciones de la Virgen María

Como ultima enseñanza mariana, señalaremos las diferentes oraciones y tradiciones que existen en la tradición católica y en la Mariología, las cuales tienen por finalidad efectuar actos de reparación por desagravios y blasfemias que han sido pronunciados en contra de la Virgen María.

En esta oportunidad, las oraciones no se hacen para hacer una solicitud a nombre propio sino con el fin de remediar las faltas cometidas por los pecadores hacia la Virgen.

Para dar cumplimiento a estos objetivos, en el libro de oraciones Católico Romano Raccolta, encontraras una gran cantidad de oraciones. Este texto fue publicado por primera vez en el año 1807.

Títulos otorgados a la Virgen María

¿Sabias que la Santísima Virgen es nombrada bajo diversas advocaciones que guardan relación bien sea con el sitio geográfico donde hizo su aparición, con los dogmas marianos o con alguna virtud de su persona?

Así alrededor del mundo, recibe entre otros los siguientes títulos:

  •  Brasil: Nuestra Señora de Aparecida
  • España: Nuestra Señora de la Concepción, Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora de Lourdes, Nuestra Señora de la Candelaria, Nuestra Señora del Monte Carmelo, Nuestra Señora del Rosario de Fátima, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Nuestra Señora de Las Lajas, Nuestra Señora de los Remedios, Nuestra Señora de Coromoto, Nuestra Señora de la Esperanza Macarena.
  •  El Salvador: Nuestra Señora de los Reyes, Nuestra Señora de la Soledad, Nuestra Señora del Divino Amor, Nuestra Señora de Nazaret, Nuestra Señora de la Paz.
  •  Hawái: Nuestra Señora de la Paz.
  • Argentina: Nuestra Señora de Luján y Virgen del Milagro.
  •  México: Nuestra señora de Guadalupe.
  • Venezuela: Nuestra Señora de Coromoto.

Es importante saber que…

En otros países también es venerada la Santísima Virgen María, pero queremos decirte que más importante que el nombre que recibe es la veneración y la fe con la que los católicos creyentes la veneran a diario.

Otro dato importante que te podemos brindar es que en un mismo país la virgen María puede tener diferentes advocaciones,  por ejemplo en el estado Nueva Esparta recibe la denominación de Virgen del Valle y  para los zulianos  es la Virgen de Chiquinquirá, mejor conocida como La Chinita.

No olvides, rezar tus oraciones, hazlo con devoción y verás cómo la Virgen María,  mediante su mediación ante el Padre, te concederá todo lo que has pedido. 

Te invitamos a compartir este articulo con otros fieles para que también conozcan los diferentes dogmas marianos.  Igualmente ponemos a tu disposición los siguientes enlaces, allí encontrarás información de tu interés.

Oración  de la magnifica

 oración a la Virgen María

El Fiat de María 

(Visited 4.632 times, 6 visits today)

Deja un comentario